RSS

La madurez de los jóvenes en La bella durmiente

06 Ene

La bella durmiente es una de las tres películas de Disney en la que aparecen los dos padres de la protagonista, pues en las demás carecen de madre o de familia y son huérfanos o con padres adoptivos.

Originalmente, La bella durmiente, es violada por un rey mientras ésta está durmiendo, la deja embarazada y la olvida por completo para volver a recordarla, por casualidad, tiempo después. Pero Perrault no creyó apropiado relatar en la corte francesa una historia de este calibre.

La comparación entre el cuento y la película nos remite al de La Bella y la Bestia, pues el final del filme es completamente distinto al de la historia original.

Los dones que las hadas ofrecen a la niña varían según las diferentes versiones, sin embargo la maldición de la bruja es siempre la misma: la princesa se pinchará un dedo con una rueca y morirá. Pero queda un hada buena que todavía no ha concedido su deseo, por lo que puede cambiar esta amenaza de muerte, por cien años de sueño profundo. El mensaje es paralelo al de Blancanieves: lo que puede parecer un periodo de pasividad total al finalizar la infancia, no es más que un lapsus de crecimiento reposado y preparación, del que la persona despertará más madura y dispuesta ya para la unión sexual.

Opuestamente a la película, en el cuento de hadas, son muchos los príncipes que intentan llegar hasta la princesa  antes de que haya transcurrido el tiempo necesario para su maduración, por esta razón, esos pretendientes precoces perecen enredados en las zarzas. Esta es una advertencia tanto para el niño como para los padres, ya que asegura que cualquier excitación sexual antes de que el cuerpo y la mente estén preparados para ella, es sumamente destructiva.

Muestra que el período de adolescencia es un tiempo de descaso y pasividad y posteriormente llegará la pubertad y con ella la vuelta a la actividad. En este estado pierde su inocencia y tendrá que aprender a tener seguridad y vencer sus temores y angustias.

Además simboliza también la pasividad con respecto al sexo, es decir, se da a entender que no hay que tener prisa respecto al sexo, y que no por esta espera las relaciones serán menos satisfactorias.

A parte de las connotaciones y símbolos sexuales, las asociaciones más importantes que representa en el inconsciente del niño se refieren a la menstruación(la “maldición”que sufre la chica y el chico aunque de distinta forma), observándose en el cuento al caer en un profundo sueño, que se produce como defensa a un contacto sexual prematuro. Cuando alcance la plena madurez sexual y, con ello, los 100años de maldición, estará lista para su pretendiente.

Por lo tanto, este cuento trata, fundamentalmente, el desarrollo de una mujer (autorrealización, menstruación, enamoramiento, relaciones, etc.), en el que el punto culminante para esta es el período de letargo.

Únicamente podremos “despertar” del riesgo de malgastar la vida durmiendo si somos capaces de mantener relaciones positivas con los demás. El beso del príncipe, tanto en el cuento como en la película, rompe el hechizo del narcisismo y aboca a una feminidad que, hasta entonces, había permanecido detenida en su desarrollo. La vida sólo podrá continuar si deja de ser doncella y se convierte en mujer.

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 6, 2012 en Estudio Sociológico

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: